¿Cómo vivir demandando la menor cantidad de recursos posible y sin ser cómplice de la violación de derechos humanos y de otros animales, ni de la destrucción ambiental?

Algunos, al darnos cuenta de que prácticamente todo lo que podemos comprar implica dichos perjuicios ya sea en la extracción de la materia prima, el transporte de la misma, su producción, distribución, consumo y/o desecho, decidimos buscar (y encontramos) formas de conseguir lo que necesitamos o queremos que no impliquen demandar su producción, y por lo tanto, alternativas al uso del dinero.

A esto se le llama freeganismo

Continuar leyendo "Sobre Freeganismo: ¿qué es? ¿de qué se trata?"

¿Qué sientes cuando piensas en un pueblo en donde los ricos se dan todo tipo de lujos mientras la mayoría sufre, se enferma y muere por no poder satisfacer ni sus necesidades básicas?

¿Que sentirías y qué harías si te dieras cuenta de que, a nivel global, nuestra cultura representa a ese grupo que consume mucho más de lo que realmente necesita, y de que los que la conformamos somos todos responsables de que tantos, y cada vez más, estén sufriendo, enfermos o muriendo por no poder ni siquiera satisfacer sus necesidades básicas?

¿Crees que tu actitud es distinta a la de esos ricos? Te invito a seguir leyendo y completar una encuesta.Continuar leyendo “¿Te gustaría un mundo mejor? [ENCUESTA]”

Todas nuestras acciones tienen consecuencias más allá de lo visible; “lo esencial es invisible a los ojos“. Es necesario que nos informemos e informar sobre cuáles son las consecuencias de todas nuestras acciones y que actuemos consecuentemente, para así vivir responsablemente; perjudicando lo menos posible y beneficiando lo más posible en la medida de las posibilidades de cada uno.

Esto significa:

Continuar leyendo "Vivir responsablemente"

“Es demasiado esfuerzo cosechar los granos, ojalá los vendieran ya cosechados.” Concedido.
“Es demasiado esfuerzo moler los granos, ojalá los vendieran hechos harina.” Concedido.
“Es demasiado esfuerzo hacer el pan / la masa, ojalá l@ vendieran ya hech@.” Concedido.
“Es demasiado esfuerzo preparar el alimento, ojalá lo vendieran listo para comer.” Concedido.
Y así, estamos demandando demasiados recursos para obtener algo de peor calidad. Mayor costo real, menor beneficio real. ¡Y seguimos sin estar satisfechos!
¿No será momento de darnos cuenta de que “progreso” no significa “tener cada vez más”, sino “necesitar cada vez menos”?
¿No será momento de darnos cuenta de que nunca estaremos satisfechos a no ser que decidamos estarlo?

Acercándose el día de la madre, han vuelto a mi mente algunas reflexiones que he hecho a lo largo de los últimos años respecto a los regalos, y que generaron varios cambios en mí. Aquí las comparto.

No demandemos regalos

¿Por qué pedimos regalos? ¿Para estar seguros de que nos aman? ¿Simplemente por costumbre? Incluso si demandar que otro nos pruebe su amor nos pareciera correcto, que nos regalen algo no necesariamente significa que nos aman, y menos aún en fechas establecidas como cumpleaños y días especiales. Muchas veces (quizás la mayoría en esta cultura) significa simplemente que el otro cumplió con el deber que sentía de regalarnos algo para sentirse mejor. Un regalo que seguro demuestra amor es aquel hecho independientemente de la fecha, hecho especialmente porque el otro decidió demostrarnos amor a través de un regalo.

Continuar leyendo "Reflexiones sobre los regalos"